El amor es la compensación de la muerte,su correlativo esencial.

ARTHUR SCHOPENHAUER



miércoles, 11 de septiembre de 2013

Los clásicos

Retrato de Benito Pérez Galdós por Joaquín Sorolla

 
Hace un par de días me acordé de un párrafo del primer capítulo de  Fortunata y Jacinta en el que Galdós, en la mente de Juanito Santa Cruz reflexiona sobre el leer y el vivir. Busqué el libro en casa y el párrafo de marras. Tengo la novela relativamente reciente porque la volví a leer hace un par de años, pero fue abrir, ojear el primer capítulo y no poder parar, aparqué lo que estaba leyendo y me quedé con Galdós. Si Benito me dice ven...lo dejo todo...

 
"Conocida la persona y sus felices circunstancias, se comprenderá fácilmente la dirección que tomaron las ideas del joven Santa Cruz al verse en las puertas del mundo con tantas probabilidades de éxito. Ni extrañará nadie que un chico guapo, poseedor del arte de agradar y del arte de vestir, hijo único de padres ricos, inteligente, instruido, de base seductora en la conversación, pronto en las respuestas, agudo y ocurrente en los juicios, un chico, en fin, al cual se le podría poner el rótulo social de brillante, considerara ocioso y hasta ridículo el meterse a averiguar si hubo o no hubo un único primitivo, si el Egipto fue: una colonia bracmánica, si la China es absolutamente independiente de tal o cual civilización asiática, con otras cosas que años atrás le quitaban el sueño, pero que ya le tenían sin cuidado, mayormente si pensaba que lo que él no averiguase otro lo averiguaría... «Y por último -decía- pongamos que no se averigüe nunca. ¿Y qué…?» El mundo tangible y gustable le seducía más que los incompletos conocimientos de vida que se vislumbran en el fugaz resplandor de las ideas sacadas a la fuerza, chispas obtenidas, en nuestro cerebro por la percusión de la voluntad, que es lo que constituye el estudio. Juanito acabó por declararse a sí mismo que más sabe el que vive sin querer saber que el que quiere saber sin vivir, o sea, aprendiendo, en los libros y en las aulas. Vivir es relacionarse, gozar y padecer, desear aborrecer y amar. La lectura es vida artificial y prestada,  el usufructo, mediante una función cerebral, de las ideas y sensaciones ajenas, la adquisición de los tesoros de la verdad humana por compra o por estafa no por el trabajo. No paraban aquí las filosofías de Juanito, y hacía una comparación que no carece de exactitud. Decía que entre estas dos maneras de vivir, observaba él la diferencia que hay entre comerse una chuleta y que le vengan a contar a uno cómo y cuándo se la ha comido otro, haciendo el cuento muy a lo vivo, se entiende, y describiendo la cara que ponía, el gusto que le daba la masticación, la gana con que tragaba y el reposo con que digería."
 
Benito Pérez Galdós. Fortunata y Jacinta. Página 110 del tomo I. Edición de Cátedra.
 

11 comentarios :

  1. Estoy seguro que el propio Galdós sintió esa tensión entre vivir y saber, aunque, en su caso, la dicotomía podría expresarse mejor entre "escribir" y "vivir". No recuerdo ahora si fue Marinetti quien dijo aquello de que "el camino de la literatura conduce a la destrucción del cuerpo". Quiero pensar que Galdós, al menos furtivamente, supo hurtar sus momentos a esa destrucción, porque él, a diferencia de su Juanito Santa Cruz, no era ningún gilipollas, sino todo lo contrario. Celebro, por tanto, esta entrada tuya, y no solo por mi devoción hacia Galdós, sino por otras razones sobre las que no me puedo alargar aquí, pero que tienen que ver con una próxima antología de la prosa del XIX que me van a publicar en breve. ¿Recuerdas la tercera parte de "Fortunata y Jacinta". Por lo general siempre se alaba la primera, pero a mí particularmente me gusta más esta, porque, frente a aquella, que nos lleva directamente a la sociedad del XIX, esta tercera sorprende por lo mucho que tiene que ver nuestro desencanto político con el de los españoles de la Restauración. Bueno, perdona la digresión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo. Siempre que sale este tema de la justa medida entre el leer y el vivir, o el saber y el vivir, me acuerdo de una frase de Borges "Es más lo que he leído que lo que he vivido". Creo que Galdós optó por el término medio, buscó el saber en los libros y en el estudio, pero también en la calle, en las tascas, en los cafés, mezclándose con la gente y observando. A esta mezcla entre lo académico y lo mundano se debe, en mi opinión, la grandeza de su literatura. Estoy de acuerdo contigo, Juanito Santa Cruz era un gilipollas integral, pero yo siempre que leo este párrafo, esta reflexión en la mente de este personaje, veo un guiño de Galdós, una recomendación a salir a la calle y mezclarse, un tirón de orejas al culto desproporcionado a los libros. También coincido contigo en lo que comentas de la tercera parte , más enfocada en lo político, no tiene desperdicio. La obra de Galdós es fundamental para cualquiera que esté interesado en la historia de España, especialmente en el siglo XIX. Y sí, es triste, pero en algunos aspectos no hemos cambiado mucho. En fin…Galdós da para muchos temas. Se agradece la disgresión y la aportación. Mantennos informados sobre esa antología. Sigo tu blog con mucho interés, tus entradas son geniales. Un abrazo

      Eliminar
  2. Un lujazo de post, Álvaro. Galdós ha sido lo más parececido a nuestro vecino francés, el ínclito Balzac. No obstante, revisando toda su obra, se acercaría más a Flabuert en sus temáticas por el tratamiento y estilo. Es un autor curisoso por su procedencia-insular puro- y como se buscó las habichuelas en la meseta. Como muy bien apunta Ricardo con "Fortunata y Jacinta"-prodigiosa-en todos los sentidos. He recordado aquella etapa de la ficción TV made in Spain, qué pedazo de serie se marcaron con Ana Belén y la hermosa Maribel Martín. Bueno, te dejo que voy liadísimo de trabajo. Me ha entrado un encargo y eso es pasta para pasar el año. La vida del negro y la cultura del crimen. Abrazos
    P.D.; ese cuadro de Sorolla no tiene precio. He pasado un verano de Malvarrosa pura y no he parado de acordarme de nuestro genio...¡Detallazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola Juan Carlos, el mérito no es mío, yo sólo señalo y recomiendo. Recuerdo la serie de Mario Camus, estaba muy bien. Mucha suerte con ese encargo. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Los clásicos, en todas las disciplinas artísticas, son eternos.
    Se agradece el homenaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Siempre es un placer volver a los clásicos. Gracias por la visita. Un saludo.

      Eliminar
  4. Pues Galdós bien que chupó libros... La cuestión no creo que esté en leer o vivir, sino en vivir leyendo (leer la vida). Justo escribía hoy sobre esto.
    El texto es delicioso, sin duda. Eso ni se cuestiona.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola Delia, Galdós se leía hasta el prospecto del okal, pero siempre estuvo al cabo de la calle. Hay que leer la vida, pero también hay que vivirla. Gracias por la visita. Un beso.

      Eliminar
  5. Hola he llegado hasta aquí, este fantástico blog, siguiendo los pasos de mi amigo Jc Alonso. Pero lo que mas me ha llamado la atención es su articulo " a vueltas con John Ford". Solamente quería indicarle que tengo un blog compartido y esta misma semana hemos analizado desde varios puntos de vista alguna película del maestro y otra serie de transferencias. Le dejo, abusando de la confianza, mi dirección: http://ganarseunacre.blogspot.com.es/ , este otro es sólo fotográfico, es un tumblr dedicado íntegramente a la figura del maestro http://johnfordstribute.tumblr.com/ . Esperando no haber abusado de la confianza, también le digo que desde hoy cuenta con un seguidor más. Un saludo. Roy.

    ResponderEliminar

  6. Hola Roy, primero decirte que me gustaría que nos tuteáramos. Me alegra que te haya gustado el blog. Soy Fordiano incondicional, le he dedicado al maestro varias entradas y seguro que habrá más mientras este blog siga con vida. Gracias por presentarte y dejarme tu dirección, me pasaré por allí y leeré con interés esas entradas. Es un placer tenerte por aquí, sé bienvenido. Un saludo.

    ResponderEliminar